Por qué no estaba preparada para una FIV

Esta semana he recordado varias de las razones que me hicieron rechazar la fecundación invitro (FIV) cuando fuimos por primera vez a informarnos a una clínica privada. Luego, por suerte, no tuve que replanteármelo porque al poco tiempo me quedé embarazada de manera natural, lo que para los ginecólogos que me vieron debe ser un milagro.

Sigue leyendo

Anuncios

Semana 20: ¡en el ecuador!

¡Ya en la mitad del embarazo! 20 semanas de 40… Con lo lento que se me pasaba al principio, empiezo a pensar que quizá no era tan lento como pensaba…

En cuanto a sensaciones: noto a Marina mucho, muchísimo. ¡A veces creo que incluso demasiado! Es curioso como cada cuerpo y cada embarazo son un mundo, y mientras otras embarazadas del mismo tiempo que yo no notan más que culebrillas, yo noto patadas, puñetazos, volteretas… Por no hablar de lo que se ve desde fuera: como si me fuese a salir un alien por el ombligo en cualquier momento. ¿Será que eres demasiado grande? ¿O yo demasiado pequeña? ¿O nada de eso?

Sigue leyendo