1,2,3 TE

Sí, tres tests de embarazo me hice, en parte porque no me creía que estuviese embarazada, en parte por el placer de ver aparecer la rayita rosa del positivo una y otra vez.

treste_bajares

De arriba a abajo: TE One Step sensibilidad 10mlu, Predictor Early 10mlu, Gran Cruz 25mlu.

El primero, ya lo expliqué, no se veía. Iba a escribir “casi nada”, pero es que no se veía, directamente sin el “casi nada”. Si no llego a tener la experiencia de 16 ciclos con numerosos tests blancos nucleares, creo que ni yo misma hubiese intuido esa segunda rayita. Además, como no miré el test dentro del tiempo que indicaba el fabricante (10 minutos como máximo para los TE de One Step), bien podía haberse tratado de una fatídica línea de evaporación. Pero claro, tenía por un lado un test de ovulación súper positivo y la creencia de que éstos pueden predecir el embarazo cuando un TE da aún negativo, por otro lado tenía que jamás de los jamases me había salido ninguna línea de evaporación en 16 ciclos (usando siempre la misma marca de TE y mirando y remirando los tests blancos y radiantes hasta horas después de haberlos usado), y por último tenía que el papá también veía la segunda línea. Esa segunda rayita rosa fue, por lo tanto, muy emocionante, pero de forma contenida; no podía dejarme ir.

El segundo me lo hice obviamente para confirmar o desmentir el primero, había que hacerlo. Además lo tenía en casa. Y aquí no hubo lugar a ninguna duda: la segunda rayita rosa apareció bien marcada a los pocos segundos de mojar el test en la orina. Un par de años atrás, nunca hubiese creído que una línea rosa podría hacerme tan feliz. Había imaginado tantas veces ese momento… ¡Y por fin aparecía mi rayita rosa! ¡Contra todo pronóstico! Estaba tan acostumbrada a que en los TE solamente apareciese la aburrida línea de control que, aunque deseaba y fantaseaba siempre con que saliese la segunda rayita, ese positivo era algo que no me esperaba. Ni me creía que ese TE fuese mío. Miraba el test a cada rato, como si la rayita fuese a desaparecer… La vigilaba para que no se marchase.

El tercero ya fue por vicio. Por el placer de ver aparecer otra vez la rayita mágica. Me lo hice al cabo de una semana, justo antes de dar la noticia a la familia con motivo de una reunión para celebrar mi cumpleaños. Me puse la excusa de “así antes de decirlo lo confirmamos, vaya a ser que estos días haya pasado algo…”. Y, bueno, esta vez la línea rosa del positivo salió antes incluso que la de control; casi me estalla en la cara. Parecía decir “ya está bien de hacerse TE a diestro y siniestro, ¡sí, estás embarazada y punto!”.

No sé si esta obsesión con hacerse varios TE es normal en todas las embarazadas, o es algo propio sólo de las que tardamos mucho en conseguir el positivo… En cualquier caso, seguro que las que están en el segundo grupo me entienden a la perfección.

Tengo que reconocer que me quedé con las ganas de hacerme también un Clearblue Digital, por el simple placer de leer con todas las letras “Embarazada”, pero no encontré cómo justificármelo a mi misma, y ahí terminó mi colección de TE positivos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s