Semana 20: ¡en el ecuador!

¡Ya en la mitad del embarazo! 20 semanas de 40… Con lo lento que se me pasaba al principio, empiezo a pensar que quizá no era tan lento como pensaba…

En cuanto a sensaciones: noto a Marina mucho, muchísimo. ¡A veces creo que incluso demasiado! Es curioso como cada cuerpo y cada embarazo son un mundo, y mientras otras embarazadas del mismo tiempo que yo no notan más que culebrillas, yo noto patadas, puñetazos, volteretas… Por no hablar de lo que se ve desde fuera: como si me fuese a salir un alien por el ombligo en cualquier momento. ¿Será que eres demasiado grande? ¿O yo demasiado pequeña? ¿O nada de eso?

También me empieza a molestar el bombito para dormir, problema que se soluciona fácilmente con un cojín de apoyo para la barriga (acostada de lado). Y no sólo es que me moleste el volumen o el peso, es que lo noto en tensión, como si fuese a estallar. La mayoría de veces es Marina presionando contra un lado o contra otro, y necesito cambiar de postura para estar cómoda. ¡A veces incluso de pie me molesta! Pero qué molestia más rica.

El hambre, ni hablemos. Me comería un camión. En la mitad del embarazo llevo unos 4kg engordados, que creo que está muy bien teniendo en cuenta que la matrona me dijo que debería coger hasta 12-14kg (lo cual me parece una barbaridad, pero al menos sé que tengo margen de maniobra).

Y en cuanto a emociones: al pasar el ecuador de este proceso podríamos decir que le he empezado a ver las orejas al lobo. Hasta ahora la llegada de Marina me parecía algo remoto y muy muy lejano. De repente, ya no. Veo cercano el momento de agobiarme con cosas como: lavar la ropita de bebé que me han prestado (pero antes buscar, encontrar y comprar el Norit Bebé que me han aconsejado para los primeros meses), organizarla en el armario (pero para eso debo primero comprar mini perchitas), comprar la cajonera que me falta, terminar de montar la habitación… Por ahora el agobio es muy leve y se mezcla con momentos de lucidez que me dejan ver que aún tengo tiempo (de sobras) para hacer todo eso. Aún así, por si acaso, hoy he separado la ropita de hasta 6 meses para lavarla y ordenarla. ¡Algo es algo!

Cambiando de tema: la semana que viene tenemos la ecografía morfológica de la mitad del embarazo, es una muy importante. No sé si decir que es la más importante, porque hasta ahora las dos que me he hecho parecían siempre “la más importante”: la de las 8 semanas (que hicimos pagando) era crucial para comprobar que había embrión, que éste estaba vivo y que estaba en el lugar correcto. La de las 12 semanas era vital porque entre la semana 8 y la 12 aún hay bastante riesgo de aborto espontáneo, así que había que confirmar que eso no hubiese pasado y descartar además malformaciones importantes mediante el triple screening. En la de la semana que viene van a mirar que el bebé está bien formado (4 extremidades, 20 dedos, todos los órganos en orden…). Estoy bastante tranquila al respecto pero tengo ganas de pasarla, y sobre todo tengo ganas de ver a la enana otra vez. ¡Seguiremos informando!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s